jueves, 21 de junio de 2012

De "El cuaderno rojo"

Otro amigo, R., me habló de cierto libro inencontrable que había estado intentando localizar sin éxito, husmeando en librerías y catálogos en busca de una obra supuestamente excepcional que tenía muchas ganas de leer, y cómo, una tarde que paseaba por la ciudad, tomó un atajo a través de la Grand Central Station, subió la escalera que lleva a Vanderbilt Avenue, y descubrió a una joven apoyada en la baranda de mármol con un libro en la mano: el mismo libro que él había estado intentando localizar tan desesperadamente.
Aunque no es alguien que normalmente hable con desconocidos, R. estaba tan asombrado por la coincidencia que no se pudo callar.
— Lo crea o no —le dijo a la joven—, he buscado ese libro por todas partes.
— Es estupendo —respondió la joven—. Acabo de terminar de leerlo.
— ¿Sabe dónde podría encontrar otro ejemplar? —preguntó R.—. No puedo decirle cuánto significaría para mí.
— Éste es suyo —respondió la mujer.
— Pero es suyo —dijo R.
Era mío —dijo la mujer—, pero ya lo he acabado. He venido hoy aquí para dárselo.

Paul Auster: El cuaderno rojo. Barcelona: Anagrama, 1994, pp. 53-54.

Paul Auster (1947)