sábado, 19 de abril de 2014

"No llores porque ya se terminó... sonríe, porque sucedió" dijo Gabriel García Márquez

Manos de Gabriel Carcía Márquez por Kim Manresa


García Márquez cuenta lo siguiente:

 “Una vez mi abuelo me llevó a ver un circo en Aracataca. Pero no me llevó al circo, sino al potrero donde estaban los animales enjaulados. Había un animal muy raro, tirado en el suelo, con cara de abuela triste y yo le pregunté qué era y él me dijo: ‘Ése es un camello’. Pero había un señor al lado y le dijo: ‘Perdone coronel, no es un camello, es un dromedario’. Yo me doy cuenta de que mi abuelo no preguntó porque estaba yo ahí, es decir, él no podía perder su prestigio del que lo sabía todo y no dijo nada. Pero esa noche llegamos a la casa, sacó el diccionario y vio la diferencia. Entonces me mostró el dromedario y me mostró el camello. Siempre pensé que ése era el buen principio para Cien años de soledad”.

Fragmento de la entrevista realizada por la periodista de RFI Conchita Penilla a Gabriel García Márquez para el documental “La escritura embrujada” difundido en marzo de 1998 por la cadena de televisión francesa France 3 en el marco de la serie “Un siglo de escritores”.

Gabriel García Márquez frente al espejo por Vasco Szinetar