miércoles, 14 de abril de 2010

¿De dónde proceden nuestras lecturas?




Siguiendo los inteligentes consejos de una de nuestras grandes lectoras, la tercera encuesta que proponemos explora los diversos medios de los que disponemos para acercarnos al texto. El fundamental es el libro, el libro de pasta y papel, que no necesita presentación. La lectura de 84, Charing Cross Road, que tan exquisitamente reseña Pablo Villar unas entradas más abajo, nos recuerda lo completa y sinestésica que puede resultar la experiencia de sentarse a leer un libro de verdad. Pero en nuestra sociedad de pantallas no podía dejar de inventarse el libro electrónico. El auténtico lector con tinta electrónica, no la mera pantalla que emite luz y nos deja un poco más ciegos cada día, es un curioso invento que difícilmente sustituirá al libro pero quizá actúe como complemento. En nuestra encuesta os preguntamos por el origen de los textos que leéis, y como es lógico la respuesta puede ser múltiple.