martes, 5 de octubre de 2010

Relecturas




Desvelado ya el primer libro que hemos de leer en el Club de lectura ( Antonio Tabucchi ), quiero proponeros algo así como una nueva sección: "RELECTURAS". Se trataría de volver a encontrarnos con aquellos libros que nos marcaron, de "volver a soñar lo soñado" en palabras de Borges o de volver a bañarnos en el ¿mismo? río de Heráclito, aunque ahora con un bañador agostado ya por el paso del tiempo. Y es que con los libros ocurre como con algunos amigos ( no todos ). Uno lleva mucho tiempo sin verlos, años incluso… y cuando se produce el deseado reencuentro comprobamos con cierta desilusión (o no) que ya no son/somos los mismos, comprobamos qué tal se encuentran de salud, cómo les ha afectado el paso de los años… es decir, cómo hemos ido sorteando las grietas y arrugas del tiempo.

La relectura supone una dosis, mayor o menor, de nostalgia: el texto es el mismo, pero quien lee ha cambiado; el que lee bajo la luz (o la oscuridad) de otro tiempo, asimila las páginas de forma diferente. Si el paso de los años modifica a la persona, la mirada y el lugar de lectura son otros, son distintos. A través de los resquicios del tiempo la nostalgia se filtra y transforma la experiencia de la lectura.

La relectura abre espacios desconocidos. Lo que en un tiempo fue importante deja de serlo; lo que ahora llama la atención antes pasó inadvertido. Leer un libro viejo, con otras manos, con otros ojos y desde otro sitio nos ofrece vivencias diferentes. Además si todo lo dicho hasta aquí es la relectura individual de cada uno, imaginemos lo que supondría la puesta en común de todos nosotros, el coro ingente de propuestas y claves desveladas por la neurona pensante de Benito o Cristina, la mordacidad sutil de un Tomás enriquecida con el "savoir faire" de un Juanito Arcas, la chispeante impronta de Pilar - píxel a píxel - unida a la ingeniosa artillería verbal de un Ignacio camaleónico, etc... ( ¡algún que otro histórico catedrático aún no se ha estrenado! ).

Si os parece bien podríamos iniciar esta sección y proponerla para la segunda lectura conjunta, aunque me parece que deberíamos acotar el tema y dejarla reducida a los dos últimos siglos ( la novela moderna nace con el Realismo del XIX ), espacio suficientemente amplio como para que quepa casi todo. Bueno, espero vuestros comentarios.

6 comentarios:

benariasg dijo...

Me parece muy interesante, Pablo. Propongo que en las propuestas comentemos algo de nuestro "historial" de lecturas del libro en cuestión. Como el de Tabucchi es delgadito, podemos hacer hueco a otro librejo para este otoño...
Un autor que fue muy importante para mí más o menos al acabar la carrera fue Salinger, llevo tiempo pensando releer otra vez El guardían entre el centeno, creo que no aguantaría ahora ningún otro libro suyo, bueno, quizás los 9 cuentos sí, pero me gustaría comprobar si aún me dice algo la historia de ese adolescente que tanto le recomendamos a los alumnos. Lo he leído tres veces, la última en 1990, miedo me da.

Tomás Cuesta dijo...

Pero hombre, tiraos al barro. Si vamos a releer algo, que sea un ruso o un francés. O La Regenta. Concretando: Madame Bovary, Anna Karenina o La Regenta. Qué mujeres, qué escritores...

Pilar González dijo...

Estoy de acuerdo con Tomás, en otoño apetece una historia "bigger than life"...

Voto por La Regenta ya que la leí a los 16, y aunque me encantó, creo que fuí demasiado precoz, así que creo que va siendo hora de una relectura.

Tomás Cuesta dijo...

Pues nada, Pablo, me parece que te toca ir preparando una lista de propuestas para la relectura; ahora bien, no hay duda de que, como suele decirse, "tenemos el ojo más grande que la tripa". No nos hemos leído el primero y ya estamos hablando de cuál va a ser el siguiente...

Cristina Félix dijo...

Pues yo no he vuelto a releer desde mi adolescencia a Herman Hesse: Sidharta, El lobo estepario, Demian... Sobre todo éste último, que me pareció un oráculo, por aquellos tiempos de extrema credulidad. Por cierto, hay un prólogo de Vargas Llosa a El lobo estepario en el que comenta el efecto que tuvo para él este libro y su relectura.

benariasg dijo...

Yo me apuntaría a ese Demian, me pasa lo mismo, Bajo la rueda y Demian fueron también lecturas chico, no estaría mal leerlos con los ojos de ahora.
Veo que le damos dos sentidos distintos a esto de las relecturas: unos vais a las relecturas importantes, a las Grandes Lecturas del Pasado; otros nos decantamos más por lecturas nostálgicas y menores.
Personalmente no me veo con un libro de los Gordos hasta Navidad, y con suerte. Quiero decir: marcando las páginas con un décimo de lotería. Para entonces sí me apunto a La Regenta.