jueves, 4 de febrero de 2010

Decepcionante fenómeno de masas








He aquí la novela más exitosa del planeta en estos instantes, no me pregunten el por qué; lo desconozco. Dada su impresionante fama, decidí leer el libro. Con obras de tal reconocimiento, uno no sabe lo que se puede encontrar, y debe prepararse para todo (evitando de esta manera decepciones mayores una vez acabada la lectura) Quedé sorprendido porque creo recordar que varios millones de personas habían leído al igual que yo aquella obra. Sucumbí al clamor popular, pero por suerte ahora puedo retractarme de ello. Tras culminar, me di cuenta de su cuestionable calidad, la cual deja mucho que desear y de que su impresionante prestigio no era del todo merecido. Antes de continuar con mi crítica, me gustaría hacer una introducción de la historia, para haceros una idea:
Mikael Blomkvist, uno de los protagonistas y co-propietario de la revista Milenium es sentenciado y condenado por difamar al empresario Hans-Erik Wennerström. Tras lo acontecido Blomkvist decide abandonar la revista por un tiempo. De esto se aprovecha Henrik Vanger, ex-director de la Corporación Vanger, una de las empresas más importantes de Suecia, que le propone escribir un libro sobre su famosa familia , a la par que investigar sobre el crimen ocurrido hace mas de cuatro décadas no resuelto de su sobrina Harriet, siendo gratamente obsequiado por tal labor.
Lisbeth Salander, otra de las protagonistas, tiene una serie de problemas causados por cierto personaje. Además, la investigación de Mikael necesitará de su ayuda…
Todo hay que decirlo, la imaginación del autor es loable y el argumento jugoso.Los personajes, que con características no muy frecuentes tienen gran popularidad entre las masas, no son nada del otro mundo. Como digo, un escritor imaginativo, de los que hay en abundancia. Por supuesto, la calidad inexcusable, formidable en todos los aspectos.
A decir verdad, la muerte del literato, producida tras haber escrito esta trilogía
(el libro del que se habla y sus dos siguientes a modo de continuación)produjo grandes ventajas a editores, y por consiguiente,al número de seguidores(sin ánimo de ofensa hacia el difunto). Si no se hubiera producido este fallecimiento pienso que la popularidad sería menor a la que es ahora. Esto ayudó en parte a la venta y lectura de ejemplares. Por supuesto, son de suponer las posibles refutaciones que aludan a la ingente fama (como antes ya comentaba). La novela de misterio suele tener éxito por norma general (por el mero hecho de que el mínimo punto de este llame la atención.) Quiero decir con esto que la obra no se sale de la típica novela policiaca, con cierto punto detectivesco y algo intrigante (no en demasía) que a no ser por las escenas algo subidas de tono (bastante subidas en ocasiones) podría considerársele lectura obligatoria en los primeros cursos de la E.S.O,por su facilidad de asimilación y lectura.
Como última pega pondría el elevado precio de los libros, que superando los veinte euros, dejan un presupuesto muy reducido en vías de posibles adquisiciones futuras. Siendo esto como les digo, la compra de la trilogía superaría los sesenta euros, un gasto considerablemente importante e innecesario, teniendo en nuestra biblioteca más de seis mil títulos diferentes a nuestra entera disposición. Cuando juntamos el precio y la calidad (inversamente proporcionales, el primero queda por las nubes y la segunda por los suelos), la mezcla obtenida no es demasiado agradable. Es algo que me apremiaba comentar a pesar de que se saliera de lo literario.
En resumen, completa pérdida de tiempo y dinero.Un claro ejemplo de paraliteratura.
Creo que he sido lo suficientemente explícito, y se sobreentiende con todo lo dicho que “desrecomiendo” la lectura de “Los hombres que no amaban a las mujeres” (por supuesto, no estoy dispuesto a leer la trilogía completa) y espero no sea esta solo la opinión de un servidor.