domingo, 3 de abril de 2011

Los enamoramientos, de Javier Marías

Hay autores, pocos, que generan una expectación popular no reñida con la calidad, y Javier Marías es uno de ellos. Mal que les pese a Rafael Reig o en parte a Antonio Orejudo, Marías es en estos momentos el mejor escritor español en activo, y cada uno de sus libros, especialmente las novelas, es esperado como un acontecimiento. El próximo miércoles día 6 de abril sale a la venta Los enamoramientos, su última novela; muchos nos lanzaremos sobre ella y empezaremos a leerla ese mismo día. Al margen de la campaña (bestial), y de que broten por doquier las entrevistas (bastante repetitivas) y los encomios en los suplementos antes de su llegada a librerías, en fin, a pesar del marketing, por esta vez lo dejaremos pasar todo, porque el producto es de calidad segura, y porque es Marías, y porque lleva 40 años escribiendo novelas, y qué diablos, rara vez decepciona.

15 comentarios:

benariasg dijo...

¿Valdría ésta para el alicaído grupo de lectura?

Pilar González dijo...

Yo no pienso leerlo, lo siento, este hombre me irrita las meninges, pero por mí, adelante.

En cuanto al grupo de lectura, aquí hay mucho mirón y poco prosumer y así no hay quien pueda mantenerse en la web 2.0. Si sólo escribimos 3, ahora vais a quedar 2, a menos que Los enamoramientos levanten pasiones encendidas, y los callados participen.

Ala, animáos y reflotad ésto, que se nos hunde.

Cristina Félix dijo...

Pues yo sí me apunto. Donde hubo fuego cenizas quedan... vamos a ver si Marías puede con Delillo

PabloJ dijo...

Después de Delillo y de Philip Roth ( acabo de terminar "Némesis" y ... ¡sí, pero! ), no me puedo embarcar en Marías, porque Holden Caulfield me reclama con insistencia en este final de curso de 2º de Bachillerato.

Cristina Félix dijo...

Peligroso ese Caulfield, Pablo, muy peligroso. ¡Cómo va a cuidar un campito si no se sabe guardar de sí mismo! (Eso pensaba yo cuando me mandaron leerlo) Abandona el centeno y vente a ver las rosas.

benariasg dijo...

Ya la he terminado. Quienes estéis con ella, no se os ocurra leer la crítica de Ángel Basanta en El Cultural, que destripa el poquillo de intriga que tiene la novela. Mi impresión final es buena, pero tengo algunas objeciones. Ya hablamos.

benariasg dijo...

Como el blog de Javier Marías sigue acumulando críticas elogiosas (las negativas, yo he visto una, naturalmente no las recoge), se me ocurre que el aparato de marketing de este autor empieza a volar alto, a las alturas de Cela o Umbral, sus bestias negras. De otro modo no se explica que una de sus peores obras coseche tanto éxito de crítica y venta. Es verdad que se lee fácil, demasiado fácil, y que apenas se recuerda nada, en la línea de los postmodernos que (nos) gustan, como Auster o Murakami; pero de Marías uno esperaba algo más. Tanta traca, tanta vuelta, tanta metaficción, para dejar una trama mínima y deshilachada, inconsistente como novela negra, increíble e inmotivada como novela de amor. Los personajes son todos un mismo personaje, será porque un hombre es todos los hombres, y éste es Javier Marías. María es Marías; Javier es Javier Marías. Ni siquiera lo oculta: tienes su mentón de dibujo animado y sus labios femeninos tan besables. No recuerdo una obra donde el narcisismo del autor aparezca de un modo tan evidente incluso para un psicoanálisis de medio pelo.
María nos suelta las mismas opiniones que La Zona Fantasma, por cierto recién inmersa en campaña electoral, que si el rollo de la buena educación y el buen gusto vistiendo y que los escritores son unos impresentables, alguno hay que hasta usa máquina de escribir, con esto se nos indica que la novela no es un Canto a Mí Mismo, sino simpática ironía. No cuela. Ni tiene gracia. Tampoco la tiene Francisco Rico, el personaje.
Ni humor, ni pensamiento, más bien vueltas y más vueltas hipnóticas, un estilo logrado pero ya conocido, que empieza a parecerse más a un disco de ambient music que a una sinfonía de Sibelius.

Cristina Félix dijo...

¡Guauuuu! No me esperaba una crítica así y eso que comparto muchas de tus opiniones. Sobre todo la de la única voz en el relato: la de Javier Marías. Por otro lado, ya hemos comentado entre clase y clase que las cien primeras páginas dejan mucho que desear... ¿Verdad, Ana?
Sin embargo me han gustado dos cosas: una el volver a recordar su poderoso estilo abandonado por mi parte desde el 97 y otra, las intromisiones literarias (que no sé si vienen a cuento o están ahora de moda). Me sale la vena mosquetera y se me olvida el mosqueo con tanto marear la perdiz con el tema de la desconfianza, las sospechas, las emociones tibias y las hipótesis rocambolescas frente a la muerte como única certeza.

Ana dijo...

Ya he terminado yo también estos “enamoramientos”.

Las cien primeras páginas me han parecido una mala copia de Delillo, aquí estuve a punto de no acabarlo, continúe recordando los buenos momentos pasados con los libros de Marías.

La historia me ha parecido inverosímil y con muchos agujeros, algunas de sus páginas son reiterativas y prescindibles, y en cuanto al tema de fondo – la muerte es lo único cierto – corrosivo en exceso.

En fin, no creo que este sea el libro que le haga merecer el Premio Nobel.

benariasg dijo...

Sí... Me he pasado :)
La culpa es mía por esperar más de la cuenta. El caso es que la leí con avidez; pero me parece un error que se haya entrometido tan a las claras en la obra.
A ver qué dice Ana...

Cristina Félix dijo...

Bueno, no decimos nada que no sea demostrable. Además el conocimiento de sus obras anteriores nos avalan.
También tengo que reconocer que a mitad del libro no podía parar de leer para ver como salía dignamente de semejante historia.
La semana pasada, volví a leer a mis alumnos la carta que escribió el General Torrijos a su mujer, Luisa horas antes de su fusilamiento: "Amadísima Luisa mía. Voy a morir pero voy a morir como mueren los valientes..." Lo más conmovedor no es precisamente este heróico primer párrafo sino la postdata: "Recomiendo a Sir Thomas, a mi abuelo y al Griego y a todos, todos mis amigos que te atiendan, te consuelen y protejan..."
Después de tantos años leyéndola con emoción reconozco que me estremecí. Y llegaron las dudas con sus sombras. Y me dije, bueno sí, el libro no es fascinante pero ya me ha puesto Marías la flor de lis en la nuca.

Anónimo dijo...

disculpadme la intromisión, simplemente he acabado hace un rato de leer la novela que comentáis y me he puesto a buscar comentarios en internet. en realidad me parece floja de trama y de exposición. creo que da demasiadas vueltas en círculo a cosas inverosímiles. no me ha dejado un poso agradable más allá de párrafos sueltos. además, el hecho de base narra casi con total exactitud el asesinato de luis marsans en la calle pedro de valdivia (madrid, junto al museo de ciencias y la escuela de ingenieros industriales)hace unos siete años por éstas fechas, a manos de un gorrilla en plena mañana. no creo que sea ni de buen gusto para la familia de éste, si es que ha tenido conocimiento. éste hecho me ha desagradado bastante.

benariasg dijo...

Interesante ese dato, en efecto hay una noticia de periódico que ha debido poner en movimiento la imaginación del autor:

La Voz de Galicia

Anónimo dijo...

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/2004/07/04/041.html Plagio y mal gusto al escribir mentiras copiando la realidad.

manipulador de alimentos dijo...

Estoy oyendo y leyendo muy buenos comentarios de la última obra de Marías y la verdad, no sé si atreverme de nuevo. Le abandoné en 'Corazón tan frío', y tanto, frío, y pausado... Pero siempre es bueno cambiar de opinión o, al menos, intentarlo. Saludos!!!!