miércoles, 7 de diciembre de 2011

Lecturas navideñas

 A ver si encontramos un libro que nos entusiasme para las Navidades. Preferentemente que no se haya propuesto antes. ¡Prohibido incordiar con Jane Austen!

 

6 comentarios:

Cristina Félix dijo...

Mientras espero que alguien me pase a La hija de R.Poste, me he leído la histriónica pero verosímil Sala de Profesores de M. Orths, merece la pena como tapilla. Tiene un ritmo trepidante, el personaje, que cuelga por teléfono a su madre en dos ocasiones es, sin embargo, en el cole de una obediencia tan pueril que hasta a mí me ha dejado asombrada. Es verdad que le quedan flecos y que en el final... pues no es MI Don DeLillo precisamente. En fin, si queremos debate "ligero" sobre el berenjenal de la enseñanza, tiene miga.

Beatriz Cerón dijo...

Bastante entretenida esa sala de profesores. ¡Muchos recuerdos tras leer el principio del libro, cuando el protagonista esperaba esa llamada de la delegación de educación!

Pilar González dijo...

Me apunto a Libertad de Franzen y La sala de profesores tampoco me desagrada como cosa ligera

¿Hay alguien ahí?

benariasg dijo...

Suscríbolo todo. Franzen y Orths. De hecho estoy con Franzen y es muy entretenido e interesante (ahora lo tengo parado por motivos obvios). Os animo a tomar el Reader o el tocho y enfrascaros en la tela de araña del Tolstoi americano. Ah, y que no os desanime el comienzo, este tampoco sabe empezar, pero luego coge carrerilla y le cuesta terminar.

Cristina Félix dijo...

¡Ay qué susto! Si con Macbeth pillé un catarro morrocotudo no quiero ni pensar la bajada de defensas que me va a dar con Franzen y para colmo como H. Bloom no nos chincha, ya ni me tomo las vitaminas...

E.Olmedo dijo...

Lo siento...no paro de fustigarme por no haber terminado a Gibbons.

NO PIENSO votar ninguno.

Si guana
Si guana
Si guana a TODO.

Y por cierto Sr. Bloom,¡¡¡vuelve por Navidad!!!