miércoles, 18 de enero de 2012

Solución al trampantojo Nº 2: "El Centinela"

¡¡¡BuaaaAAAAAAAAAAAAA!!!...
Rápidamente, aparté la manta  que me cobijaba, di un salto y me puse a la altura de su cunita.
-¿Qué le pasa a mi niño?
Lo cogí y, con los ojos vidriosos, me dirigí maquinalmente hacia la mecedora, consciente de que aquella iba a ser (y sumaban ya doscientas) una noche muyyyyyy larga.

[Guimo Zadez]

[palabras clave: niño, mala noche, llanto]