miércoles, 15 de septiembre de 2010

El Grupo de lectura y la rosa de los vientos

Vacaciones: llegan las ideas, las frases amontonadas, los libros de playa o montaña, las revistas, hasta los panfletos, todo puede caer en una tarde calurosa de verano. La luz ha inundado los rincones más ociosos de la memoria.

Inicio del curso: Vuelve a soplar el viento y la brújula se mueve. Es hora de retomar el viaje a los laberintos de palabras.

Pero para ello, necesitamos vuestras propuestas: esos libros que aún quedan por leer a pesar del largo verano, las novedades que anuncian los suplementos o los recomendados de boca en boca. Podéis añadir algún breve comentario para convencer a los demás de su lectura pues, en 15 días, votaremos esta selección y presentaremos los libros elegidos para reiniciar el viaje.

31 comentarios:

benariasg dijo...

Enhorabuena Cristina, tienes madera de blog.

Como te comenté, y lo hago ahora para los posibles lectores del grupo, tengo este libro en casa desde el verano y pensaba leerlo, pero no lo he hecho todavía, así que es mi propuesta.

"Soy un gato"

Propongo que pasados unos diez días o dos semanas proponiendo libros votemos cada uno 3 de ellos, dando 5, 3 y 1 puntos, y leemos todos el que quede con más votos.
Salud.

Anónimo dijo...

¿Los que no somos profesores del centro también podemos participar del grupo?

Enhorabuena por el blog. Y Cristina promete ser un gran fichaje.

Siento no tener cuenta de Google. Soy Carlos Álvarez, de Granada.

Pilar González dijo...

Hola de nuevo a tod@s
El pasado curso quedó en el aire la posibilidad de leer y comentar "El tiempo entre costuras".
Yo lo tengo, aunque aún no lo he empezado, por lo que también lo pongo a disposición de l@s interesad@s.
Así que retomo la idea y lo propongo como lectura.
Salud (Benito dixit)....
camaradas (completa servidora)

Tomás Cuesta dijo...

El arranque de este año me parece fascinante, tanto por los temas como por la estética que le estáis dando al blog. En cuanto a los libros, no voy a proponer ninguno: creo que disfrutaré más leyendo los que propongan los demás.

Pilar González dijo...

Pues ya que Tomás no propone ninguno, yo propondré otro que quiero leer hace tiempo: La elegancia del erizo, de Muriel Barbery. Gran éxito editorial en Francia hace unos años.

Ahí va la sinopsis:

En el número 7 de la Rue Grenelle, un inmueble burgués de París, nada es lo que parece. Paloma, una solitaria niña de doce años, y Renée, la inteligente portera, esconden un secreto. La llegada de un hombre misterioso propiciará el encuentro de estas dos almas gemelas. Juntas, descubrirán la belleza de las pequeñas cosas, invocarán la magia de los placeres efímeros e inventarán un mundo mejor. La elegancia del erizo es una novela optimista, un pequeño tesoro que nos revela como sobrevivir gracias a la amistad, el amor y el arte. Mientras pasamos las páginas con una sonrisa, las voces de Renée y Paloma tejen, con un lenguaje melodioso, un cautivador himno a la vida.

Osea, por lo que parece, un caramelito, para empezar el curso sin tensiones

Ignacio dijo...

Hola compañeros/as. por fin me decido a entrar en el blog, gracias a la insistencia de nuestra inasequible al desaliento Cristina.
Voy a proponer un par de libros que me gustaría leer, aunque no tengo en absoluto la seguridad de que sean del agrado de todos, incluso del mío.
El primero sería la nueva novela de Santiago Roncagliolo "Tan cerca de la vida". El único aval que puedo presentar es que su novela "Abril rojo", premio Alfaguara de hace dos o tres años, me gustó mucho. En esa novela vi una especie de continuador del realismo mágico, pero pasado por un humor bastante corrosivo.Las reseñas califican la nueva novela de thriler psicológico que trascurre en Tokio y con un ambiente propio de la ciencia-ficción. Ya sé que suena raro, pero supongo que por eso la habrá ambientado en un mundo tan raro como el de Japón, porque mira que son raros (aún me tiene aturdido la novela de Murakami "Sputnik, mi amor".
La segunda lectura que me gustaría hacer sería la de alguna novela del argentino Ricardo Piglia, al que los popes del Babelia califican de clásico viviente, y del que desconozco absolutamente todo de su obra (es lo que tiene nuestro continuo trabajo en la trinchera de la ESO). Por lo visto, acaba de publicar a los 70 años una esperadísima novela tras 13 de silencio, titulada "Blanco nocturno".
Todo esto si a Tomás no le parrce un desperdicio para su lista de los tres mil.
Mañana nos vemos, ¡qué remedio! Vale.

Ignacio dijo...

¡Sincreíble! (que diría Forges). Quince minutos después de escribir mi comentario anterior, escucho en la radio una entrevista a Santiago Roncagliolo a propósito de su novela.Por ella me entero de algunos detalles que seguramente a unos animarán más a abordar su lectura y a otros, por el contrario, a rechazarla. Y es que por lo visto tiene una fuerte carga de sexo crudamente expuesto, además de una atmósfera como de género de terror. Bueno, yo me voy a sacrificar y la voy a leer. Hasta mañana otra vez.

Cristina Félix dijo...

Terror, ciencia ficción, sexo... ¿no nos estarás intentando convencer sibilinamente? Muchos tópicos y un autor peruano muy joven. Por otro lado, trasladar al Japón todos esos ingredientes hace que todos los que nos hemos criado entre comics de Mortadelo, Tintín o Asterix y no entre la cultura del Manga, seamos muy escépticos. No me extraña que te resulte raro Murakami.
A mí también, pero me gusta ese mundo oriental donde la ficción no usa los mismos parámetros de Occidente.

benariasg dijo...

Parece que el grupo de lectura va tomando consistencia, tenemos propuestas y sobre todo lectores. Hay que añadir a Eduardo, que quiere proponer la nueva de Vargas Llosa, aunque no va a poder ser porque sale el 3 de noviembre, ya veremos si propone otra.
De las propuestas de Ignacio, me atraen las dos. La de Piglia sobre todo, porque he leído bastante a este autor y siempre me ha gustado mucho, con el joven Roncagliolo (qué apellido, por Diosss) me pasa lo que con Patricio Pron: en principio me atraen sus libros pero luego pienso "le llevo ... X años", y me enfrío. Es un prejuicio reciente, no leer a autores mucho más jóvenes que yo, salvo que estén en la ESO. Por otro lado es tontería, porque a veces leo a autores ya muertos que escribieron sus libros cuando contaban 20 o 30 años y me gustan. Así que nada, Roncagliolo también llama con fuerza: Tokio, terror... eso está bien para mí. También la novela que propone Pilar, vi una entrevista con la autora y me pareció interesante. De todas ellas iremos comprando al menos un ejemplar para la biblioteca.

Pilar González dijo...

¿A cual de las dos que propongo te refieres, Benito?
Supongo que a La elegancia del erizo, por aquello de que la autora es profesora de filosofía y que, ahora que la he comenzado a leer, os puedo decir que da juego para un foro....
La otra (El tiempo entre costuras) también la he leído ya, aunque no pienso deciros nada hasta no saber si sale elegida.
Vargas Llosa me atrae también (cuando se publique), pero ¿cuando se decide? ¿Por qué no optar por dos o tres alternativas? Igual a alguien no le apetece nada un libro pero sí otro, o bien lee a otro ritmo ¿que os parece?

benariasg dijo...

Bueno, también, lo que pasa es que de La elegancia del erizo he visto la peli, pero me vino muy recomendada por un par de colegas. Vi una entrevista a María Dueñas y me pareció una autora seria, profe universitaria, con modelos en la novela hispanoamericana... ¡Pero ya te lo has leído!
Lo de leer varias de las propuestas, desde luego no es incompatible siempre que todos demos prioridad a la más votada, después se pueden formar subgrupos con otros libros durante el trimestre, en efecto los ritmos son variados.
Quince días, dijo Cristina. A partir del largo fin de semana votamos, así que hay tiempo para unas propuestas de última hora.

Cristina Félix dijo...

La semana pasada estuve dándome una vuelta por las librerías. Ante tanta escritorA de moda y tanta información sin verificar, decidí elegir el principio de la novela que más me gustara: Asa Larsson y su novela Sangre derramada.

Pilar González dijo...

No importa que ya la haya leído, Benito, puedo dar margen de tiempo a los demás Y NO DESTRIPARLA COMO HACEN OTROSSSS...
Ahora estoy con la del erizo, pero me va a durar dos asaltos, por lo que también la ofrezco a quien la quiera leer.
Y me apunto a la de Asa Larson también, que le tengo ganas hace tiempo.

benariasg dijo...

Traigo la propuesta de Eduardo para el club de lectura, no otra que "Un traidor como los nuestros", de John Le Carré, novedad reciente en librerías. Si queréis ver una sinopsis y la portada, en la misma Casa del Libro la tenemos:

Un traidor como los nuestros

Tomás Cuesta dijo...

Resulta estimulante que hayáis abierto la espita de vuestros deseos lectores. Sé que no tiene sentido juzgar un libro antes de haberlo leído, pero el prejuicio es también una forma de arte cuando sirve para hacer reflexionar, en especial en el ámbito literario. Movido a medias por el prejuicio y a medias por la reflexión, me pregunto si no tendrá razón Benito cuando habla precisamente del prejuicio (¿desconfianza?) hacia los escritores de la Era Logse. El caso de Roncagliolo, curiosamente recomendado por el en otras ocasiones más acertado Ignacio, podría ser paradigmático si no fuera porque llegó a España con quince años y sólo fue socializado en parte por nuestro sistema educativo. Leo en la wikipedia que ha trabajado de negro literario, de guionista de telenovelas y de colaborador en la SER. Tal vez esto último explique en parte que publique en Alfaguara y que en la radio hablen de su libro. Debo decir que, tal y como anticipa Ignacio, no incluiría su última novela en ninguna lista de méritos: he examinado el primer capítulo y propone una sarta de tópicos hiperurbanos, cree que una narración veloz consiste simplemente en construir párrafos muy breves (que harían el mismo efecto si los volviera a unir) y por lo que he visto el legado Logse se aprecia por lo menos en cómo abusa de las comas. Desde hace siglos, sabemos que una página está bien escrita cuando resiste una lectura en voz alta: ahí Roncagliolo (qué buen cardenal se ha perdido en ese apellido) no fluye. Por lo demás, sólo la irrupción casi definitiva del ideario ESO en el mundo editorial, a través de la contratación de becarios, explica la crítica hagiográfica que de ese libro aparece en la revista "Qué Leer" y que podemos encontrar en la biblioteca del centro: la redactora, a la que suponemos muy joven, se declara alucinada por la atmósfera "entre Blade Runner y Matrix" y las secuencias cinematográficas que continuamente encuentra en la novela. Claro que, hablando de tópicos, en el mismo número de esta revista un artículo de fondo empieza afirmando que cierta residencia de escritores se localiza en "un marco incomparable". Y juro por Flaubert que lo hace sin ironía. Vale.

benariasg dijo...

Hago recuento de las propuestas:

Soseki: Soy un gato
Dueñas: El tiempo entre costuras
Barbery: La elegancia del erizo
Roncagliolo: Tan cerca de la vida
Piglia: Blanco nocturno
Asa Larsson: Sangre derramada
Le Carre: Un traidor como los nuestros

Votamos a partir de ahora tres de ellos con 5, 3 y 1 puntos, de más a menos interesante para nosotros, y el que acumule más confianza nos lo leemos todos. No hay que haber propuesto nada para votar o para entrar en el grupo de lectura. Damos como plazo para acabarlo el mes de octubre, en noviembre abrimos una entrada con el libro y lo comentamos (y hasta entonces "ni mú", para que haya más intriga).

¿Era así, Cristina?

Cristina Félix dijo...

Por supuesto pero hay que añadir una propuesta de última hora de parte de Juan Arcas. Se trata de un libro de cuentos de Tabucchi: "El tiempo envejece deprisa". Bueno, creo que es éste el que me ha comentado esta misma tarde, en Vélez, en la Feria.

Pilar González dijo...

He aquí mi votación:

Asa Larsson : 5 puntos
Tabucci: 3 puntos
Barbery: 1 punto

Pero es un decir, (casi) todos me interesan

benariasg dijo...

La mía:

Piglia: 5
Tabucchi: 3
Soseki: 1

benariasg dijo...

Traigo un comentario de Eduardo que ha colocado en una entrada antigua de los grupos de lectura, pero que debía venir aquí:
______________________

Queridos amigos:
¡Ya estoy aquí! Muchos de vosotros me considerabais incapaz de entrar en este laberinto electrónico, pero estas líneas son un alegato conta vuestro escepticismo. Una nueva Ariadna me ha dado el hilo para no perderme, y gracias a ella podré participar de esta tertulia virtual, aunque me gustan más las acompañadas de chocolate y magdalenas,si es posble hechas por Cristina.
¿Qué libro leer? Doy mi voto a la última novela de John Le Carré. Este antiguo espía de los servicios secretos británicos nos puede llevar al inquietante mundo en el que vivimos, al oscuro y complejo entramado del poder en este principio de siglo.
Olvídemos a los masones y demás conspiraciones grotescas, y entremos con esta novela en las esferas del Gran Poder.
Siempre con vosotros,
Eduardo.

Ignacio dijo...

Copio y pego:” el prejuicio es también una forma de arte cuando sirve para hacer reflexionar… “ (Tomás dixit)
¿No estaremos cayendo en la paradoja últimamente observable de que lo políticamente correcto es ser políticamente incorrecto? (bonito bucle lógico,¿no?). Según la RAE un prejuicio es una “opinión previa y tenaz, por lo general desfavorable, acerca de algo que se conoce mal”. La opinión ¿o preopinión? vertida por nuestro compañero precrítico cumple con todos los parámetros de la definición. Prejuicios sobre la edad del autor, sus relaciones laborales, ¡hasta sobre su uso de las comas! Me viene a la memoria el famoso consejo evangélico que parafraseo: no prejuzguéis si no queréis ser prejuzgados.
Así que, a modo de desagravio, ahí va mi puntuación:
5 puntos para el denostado Roncagliolo .
3 puntos para el protoclásico Piglia.
1 punto para el sempiterno Le Carré (bienvenido, Eduardo).
Un cariñoso presaludo a todos.

Cristina Félix dijo...

Muchas veces me he preguntado si un escritor sabe desde un primer momento las frases con las que comenzar su libro. Para los que nos arriesgamos a una lectura “incontaminada”, ésas son las primeras palabras para convencernos de qué algo interesante tiene que contar, además de un estilo, un ritmo, una intuición ... Sólo dos frases pueden servir para conectar con nuestro mundo invisible (el de los conceptos) y conseguir de nosotros esas ganas de leer. La semana pasada volví a releer el empiece de Corazón tan blanco: "No he querido saber, pero he sabido que una de las niñas, cuando ya no era niña y no hacía mucho que había regresado de su viaje de bodas, entró en el cuarto de baño, se puso frente al espejo, se abrió la blusa, se quitó el sostén y se buscó el corazón con la punta de la pistola de su propio padre, que estaba en el comedor con parte de la familia y tres invitados".
Recuerdo que no paré hasta que lo terminé, sólo por esa frase. Después, sí, opté como más aconsejable averiguar quién había metido tanta intriga, sustancia y elementos típicamente detonadores de una historia, en unos pocos renglones.

Esta es una opción para decidirse a votar por un libro, la otra, más cabal, es la que aconseja Tomás; que no es otra cosa que establecer un puente entre el libro y nuestro mundo visible, tan inquietante...

Tomás Cuesta dijo...

Me congratula ver que la campaña contra Roncagliolo y sus sedicentes mentores va surtiendo efecto. Me congratula más todavía la aparición en la shortlist del libro de Tabucchi, que había pedido en mi carta a los Reyes Magos y cuya lectura podré ahora adelantar. Mis preferencias (¿en qué mes cae Eurovisión?):

Tabucchi : 5
Soseki: 3
Le Carre: 1

benariasg dijo...

Lo comento aquí que estamos en pequeño comité: al ver que si se mantiene la moderación de las entradas se puede perder el hilo temporal de la conversación (caso de las últimas intervencines de Ignacio y Tomás, que han aparecido en orden inverso) he deshabilitado la moderación de comentarios para todo el blog. A partir de ahora se publicarán al momento y si aparece algo indeseado por parte de gente de fuera pues lo borraremos y ya está.
Por tanto, advierto que Tomás no había leído los comentarios de Ignacio cuando empezó a hurgar en el ojo de Roncagliolo...

Pilar González dijo...

Bien por Benito, siempre que los puntos a partir de ahora no sean de sutura....

Cristina Félix dijo...

Queridos amigos, con tantos cantos de sirena aún no he votado. Necesito ir mañana urgentemente a una librería, ¡¡me quedan dos comienzos de libro por leer!!

PabloJ dijo...

Como la jefa me urge, mi voto es para el libro del colega de Lengua y Literatura en la Universidad de Siena ( Wikipedia dixit )

Pilar González dijo...

Extraordinaria paráfrasis, Pablo. Sólo tú sabes ser sucinto sin dejar de ser barroco...

Cristina Félix dijo...

Bueno, pues ahí va mi votación:
Piglia: 5. Tiene un empiece con las hermanitas Belladona de idéntica caligrafía que promete.
Asa Larsson: 3. La visión metafórica del perro inquieto me gusta.
Tabucchi: 1. Dado que este año mi departamento está bajo la óptica del Carpe Diem, qué menos que leer los cuentecitos de Tabucchi.

benariasg dijo...

Recuento:
Haemos votado ortodoxamente Pilar, Ignacio, Tomás, Cristina y yo mismo. Habéis votado sólo por uno (supongo que con 5 p) Pablo y Juan Arcas (los dos a Tabucchi) y Eduardo me dijo esta mañana que mantenía sus 5p para Le Carré y que le daba 3 al escritor con apellido de nuncio, creo que se refería al favorito de Tomás.

Hechos estos supuestos, entre corchetes, la cosa queda como sigue:

Larsson: 5+3
Tabucchi: 3+3+5+5+1+[5]
Barbery: 1
Piglia: 5+3+5
Soseki: 1+3
Roncagliolo: 5+[3]
Le Carré: 1+1+[5]

Repasadlo vosotros, pero parece que Tabucchi con 22 puntos es el vencedor. Su libro, por cierto, está por Círculo en compañía de otro librejo al módico precio de 9,95 eypos en el actual pedido...

Pilar González dijo...

Madre mía, lo que se aprende en este foro!
Yo que sólo conocía el término "leuro", tan entrañable y tan de... como diría... ¿rastro o baratillo?.. pues eso, que agradezco infinito que me estéis desasnando así, pixel a pixel