sábado, 25 de septiembre de 2010

Lecturas recomendadas para Ética en 4º de ESO

Por tener un contenido que además de interesante plantea problemas éticos, es decir, porque incluyen en su argumento problemas relativos a la convivencia o el autoconocimiento, las siguientes novelas suelen recomendarse como lecturas apropiadas en 4º de ESO, y son por tanto buenas elecciones para elaborar trabajos, pensar un poco y pasarlo bien con lecturas que no son difíciles de seguir a pesar de su gran calidad:


Mary Shelley: Frankenstein (1818)


En el verano de 1816, Lord Byron y su médico John William Polidori alquilaron Villa Diodati, cerca del lago Leman en Ginebra. En una villa cercana se instalarían también el poeta Percy Shelley y su amante Mary Wollstonecraft, posteriormente su esposa, Mary Shelley. En una de sus frecuentes reuniones ese verano, Lord Byron propuso que escribieran un cuento de fantasmas. La que más tardó en aceptar el reto fue Mary, pero también la que consiguió el mayor logro, pues dos años más tarde publicó Frankenstein o el moderno Prometeo (1818), que muchos consideran la primera y una de las mejores novelas de ciencia ficción moderna. La trama es muy conocida a través del cine; pero la novela es más rica en acontecimientos y sobre todo mucho más reflexiva que sus adaptaciones a la gran pantalla. Como muestra de su reflexión ética, basta esta cita de las quejas de la criatura: "Los sufrimientos me han convertido en un malvado. Concededme la felicidad y seré virtuoso".


George Orwell: Rebelión en la granja (1945)



Escrita en una época en que empezaba a caer en Occidente la venda acerca de la revolución soviética, esta corta novela, cuyos personajes son los animales de una granja, es una de las más contundentes críticas al totalitarismo político y a las desviaciones del idealismo revolucionario. Esta novela satírica ha sido llevada al cine de animación; pero no es un texto para niños, sino para iniciarse en la lectura de contenidos profundos.


Primo Levi: Si esto es un hombre (1947)


Este es posiblemente uno de los testimonio más precisos que hay sobre los campos de concentración nazis, en concreto sobre Auschwitz, donde fue internado el autor y al que logró sobrevivir milagrosamente. Es el primer tomo de su autobiografía, y el más conocido, no es una lectura fácil por la crudeza de los temas que trata, pero al ser un testimonio autobiográfico de un interno en los campos, escrito con exactitud casi científica, resulta estremecedor.


J. D. Salinger: El guardián entre el centeno (1951)

 

El adolescente Holden Caulfield vio la luz en 1951, y es ya tan famoso como su esquivo autor, Jerome David Salinger (1919-2010), paradójicamente tan celoso de su intimidad que hasta prohibió que se editaran sus libros con datos suyos en la contraportada. Esta novela es un clásico vivo y actual, sigue vendiéndose aún hoy en todo el mundo, y el muchacho que nos narra su aventura en Nueva York es todo un personaje.


William Golding: El Señor de las Moscas (1954)
 

Aunque el conjunto de su obra fue premiado con el Nobel en 1983, su más conocida y mejor novela data de 1954. La historia de un grupo de niños que sobrevive a un accidente aéreo y deben organizarse por sí solos en una isla deshabitada es, todavía hoy, una de las miradas más desencantadas que se han echado sobre la infancia y la juventud. Su enseñanza moral trasciende el terreno individual y se adentra también en las cuestiones políticas. A pesar de todo, no es nada aburrida.


En la Biblioteca:

Mary Shelley: Frankenstein (N SHE fra) 2 ejemplares
George Orwell: Rebelión en la granja (N ORW reb) 2 ejemplares
Primo Levi: Si esto es un hombre (17 LEV est) 10 ejemplares
J. D. Salinger: El guardián entre el centeno (N SAL gua) 14 ejs
William Golding: El Señor de las Moscas (N GOL señ) 7 ejemplares