martes, 8 de noviembre de 2011

Macbeth

El terror en las Letras no empezó con Stephen King, ni siquiera con Stephenie Meyer, el terror llegó a Occidente con Edipo Rey, y alcanzó la cúspide con The Tragedy of Macbeth.(1606). En ambas obras son cruciales los adivinos para desencadenar los acontecimientos trágicos, en ambas se sobrepasan con creces los límites de lo tolerable y lo correcto. Nos sumergimos en las delicias del terror. Desde Aristóteles sabemos que pocas cosas resultan más liberadoras que una buena dosis de peligro mientras estamos a salvo en nuestra casa. La literatura, el cine, la pintura o la ópera han repetido la imagen del Bosque de Birnam desplazándose hacia Dunsinane y el lamento del asesino porque "la vida es una sombra que camina" o "un cuento contado por un idiota". No nos apiadaremos de su infortunio.

54 comentarios:

Cristina Félix dijo...

Todavía no he empezado a releerla pero a mi desastrosa memoria sí que le puedo añadir la fuerza de la emoción que sentí al leer una bellísima exégesis de ciertas frases de Macbeth y hasta la explicación del título de la obra a la que me refiero.

Tomás Cuesta dijo...

Actividades

benariasg dijo...

Sobre las "Actividades" de Tomás

Horacio Bloom dijo...

Mucho gusto de verles de vuelta, si me lo permiten. Pero no entiendo nada, quiénes son los que andan leyendo Macbeth y qué actividades son esas. Tampoco lo del Trampantojo, debo imaginar que es algo que ocurre en su centro. ¿No van a hablar de Martín Caparrós? El año pasado acertaron con Piglia...

PabloJ dijo...

Como estamos con teatro y en el mundo docente, me pido representar el papel del alumno “mosca cojonera” ( impertinente, engreído, algo ingenioso y con un puntillo macarra y machista ). Aquí van las respuestas que tal personaje daría al examen propuesto ( nada de “prueba inicial”, ¡mariconadas! ):

PREGUNTA 1:
Alumno : Maestro, ¿puedo comer en clase?
Maestro de filosofía ( en adelante, “Maehtro” ): ¡Pero hombre, si sabes que no se puede!
Alumno: Pero es que tengo mucha hambre. ¿Sabes que a mi me gustan más las galletas de “Beukelaer” que el chocolate “Valor” que venden en el “cruel Macdonald”?
Maehtro: Bueno, ¿y qué?
Alumno: ¡Pueh eho!


PREGUNTA 2:
Alumno : Creo que esta pregunta tiene trampa, porque ¿no es verdad que estupefacción (texto1), incredulidad ( texto 2 ) y lealtad a su señor ( texto 3 ) pueden llegar a ser la misma cosa?
Maehtro: Hombre, si tenemos en cuenta que son 3 estados de enajenación temporal, quizá lleves algo de razón…
Alumno: ¿ Me permites una pregunta?
Maehtro: Vale, pero rapidita.
Alumno: Dice mi primo el JuanPablo que “el hombre es una pasión inútil”. ¿Qué crees tú?
Maehtro: Que lleva mucha razón: “Life is a table told by an idiot, signifying nothing” ( Macbeth dixit )

PREGUNTA 3:
Alumno: Maehtro no entiendo la pregunta. ¿eso del “amor” qué quiere decir, qu’eh-lo-que-éh?
Maehtro: Hombre, amor es un sentimiento que …
Alumno: ¡Ah ya, un sentimiento! ¡Es que como mi padre a eso lo llama “bunga-bunga”!
Maehtro: Quizá lleves razón. ¡A lo mejor tendría que reformular la pregunta.!

PREGUNTA 4:
Alumno: Es que la reina esa es mú mala y no m’extraña que le destroce los sesos a su hijo. Realmente debería llamarse lady “Mal-beth”, aunque pensándolo bien lo mismo podría llamarse Pandora, Morgana, Desdémona, la bruja de Blancanieves o cualquiera otra “femme fatale”. Es la historia de siempre, las tías son las culpables de tó: chica mala convence a chico bueno y se arma la de dios…
Maehtro: ¡No está mal! Y ¿me podrías decir si lady Macbeth era guapa?
Alumno: N’idea. Pero ayer me llegó un tuit que decía que ser “buena” y ser “bella” es lo mismo, por tanto como es lady “Mal-beth”, deberá ser feísima y algo marimacho.
Maehtro: ¡Anda cállate ya que no dices más que tonterías! ¿Qu'tabrás metío? Desde luego, eres incorregible...
Alumno ( aparte ): ¡Cree el ladrón que todos son de su condición!

P.D: Ah, maehtro Tomáh, no se moleste en corregirme el examen, ¡que ya sé qué nota tengo.!

Pilar González dijo...

Luego la fama de frikis la tenemos que arrastrar los informáticos, con lo que sale (salía al menos en mis tiempos) cada año de la facultad de letras....madre mía!!!!.... como está el patio.

Un manual-tocho de protocolo TCP-IP in english os daba yo a leer, a ver como terminabais

Tomás Cuesta dijo...

Hay quien prefiere esto a Maquiavelo

PabloJ dijo...

Como seguimos con las dotes de interpretación ( versión TCP-IP), vuelvo a actuar pidiéndome ahora el papel de un cejijunto crítico literario, a punto de jubilarse y ciñéndose a su mera labor filológica:

"Una de las primeras cosas que nos llaman la atención a la hora de leer la obra es la gran cantidad de términos antitéticos, de contrastes, de inversión de valores, dando sensación de confusión, de caos, oximorons, es el mundo al revés, es el mundo de lo sobrenatural, de la locura, es la incertidumbre que supone el vivir, es el “sonido y la furia”.

En este apunte nos centraremos en el célebre enunciado de la página p. 57 ( edic. de Cátedra ): Fair is foul, and foul is fair: “Lo bello es feo y feo lo que es bello” Esto lo dicen las brujas al comienzo de la obra, traducido en otras ocasiones como: “El mal es el bien y el/ bien es el mal”, o por “Lo justo es [se convierte en] lo injusto, y lo injusto es justo”. Las traducciones siempre nos dan versiones o significados diferentes (“traduttore traditore” )

Se suele interpretar esto como una “indicación de que en el universo dramático-poético al que estamos a punto de entrar se ha presentado una inversión de valores. Esto es posible y sostenible, cual lo prueba la historia de la crítica de esta tragedia, mayoritariamente inclinada a leer así la frase. Pero existe otra opción, complementaria y crítica de la anterior… que nos dice que no se trata de una inversión de valores, sino que admite e introduce un universo de imprecisión e incertidumbre; tal vez, incluso con la intención de confundirnos mediante un juego de palabras absurdo y macabramente divertido. En una afirmación así, “Fair is foul, and foul is fair” no se interpreta como dos afirmaciones en paralelo y separación donde los términos se mantienen claros y accesibles, si bien utilizados de modo inverso a lo común y corriente. Por el contrario, se postula que se les puede leer como un par de ecuaciones entrelazadas y mutuamente referentes: si “Fair is foul” y “foul is fair”, luego “fair is foul” pero “foul is fair”: cualquiera de los dos términos da lo mismo. Lo que conduce a la confusión más que a la inversión: ¿cuál es cuál? ¿cuál es positivo y cuál negativo? ¿Qué necesidad hay de dos términos si no es posible distinguirlos?” (cfr. alfredomm)

En la edición de Austral, la fórmula del "bello es feo y feo es bello" ("Fair is foul and foul is fair") que --recordemos-- retoma Macbelh cuando aparece por primera vez en escena (I.iii.37) se adapta también a las primeras palabras que pronuncia entonces el héroe: "Un día tan feo y bello nunca he visto" ("So foul and fair a day 1 have not seen"). Este nivel de coherencia intratextual es superior en este caso al que nos ofrece la versión del Instituto Shakespeare ( la de Cátedra ), que traduce --con más eufonía tal vez-- "Lo bello es feo y feo lo que es bello", pero luego, sin embargo prefiere recrear las palabras de Macbeth a Banquo traduciéndolas así: "Jamás he visto un día tan hermoso y cruel” ( p. 73 )"

Pilar González dijo...

Gracias Tomás por el incunable (de Vinton Cerf en 1974 nada menos). Me he emocionado hasta las lágrimas al ver aquellos adorables gráficos hechos con caracteres... ¿dónde está el cuestionario de éste?

Igual conseguimos que mis compañeros de departamento participen en el grupo y todo... quien sabe

benariasg dijo...

Continuando el comentario de Pablo, que nos mete en harina, quisiera destacar uno de los muchos monólogos torturados y filosóficos del personaje Macbeth, cuando después de conocer la previsión de las brujas dice "esta incitación sobrenatural / no puede ser mala, no puede ser buena." Sigue en la línea de contradicciones que comenta Pablo, y acaba después de sopesar las posibilidades abandonándose a la irracionalidad: "Sólo es lo que no es".
He visto salir la sombra de Parménides, llevándose las manos a la cabeza.

PabloJ dijo...

Otra perla antitética en p. 85: “siempre es menor el horror presente que el imaginario/ Mi pensamiento, donde el crimen es sólo fantasía,/agita de tal modo mi condición de hombre / que ahoga en conjeturas toda forma de acción / y nada existe más real que la nada” ( Macbeth )

Tambíén la sombra de Gorgias se llevaría las manos a... ¿dónde era?

benariasg dijo...

Gorgias le daría un abrazo (vaya peligro...)

Aprovecho para mandar un saludo a Horacio Bloom. De Martín Caparrós apenas empezamos a saber algo ahora en España, tras el premio Anagrama. Estaremos pendientes.

Pilar González dijo...

Bien, parece que por fín vamos entrando en materia. Desbarremos pues en la dimensión trágica.

Sr. Bloom, saludos, espero que sepa dónde se mete.

Guillermo M. dijo...

Tras el vértigo que me ha provocado leer el alambicado serpentín paulino debo descender de tan elevadas elucubraciones hacia niveles mas bajos (Ya sabéis, al estilo grajo cuando hace un frío del ...)
Una cuestión que siempre me ha parecido interesante en los clásicos (y esta obra ¿stratford/oxfordiana? lo es)es lo que la gente no escribe/dice por no parecer ¿ignorante,palurdo,...? Este tipo de creación requiere atravesar el espeso telón de los inevitables "ropajes" de su época ¿acaso la continua repetición de los sobrenombres de los héroes y dioses de la Iliada como reminiscencia de su origen oral no es una aparente traba en el decurso narrativo? ¿No hay algo de simplicidad ingenua, visto con ojos actuales, en el argumento de Metrópolis de Fritz Land? ¿No rezuma racismo trasnochado el Nacimiento de una nación de Griffith?
Pero una vez atravesada esa espesa frontera inicial que hace desistir a muchos potenciales lectores/espectadores te encuentras con el maravilloso mundo de la cultura eterna. En el caso que nos ocupa no hay desperdicio al penetrar en el continente-contenido de la obra del Bardo de la compañía cosmética...
Y por ahora lo dejo que ya habré provocado más de un sarpullido en los cinéfilos e intelectuales(¡Contente Benito!) del mundo mundial.

En cuanto a los trampantojos, comentarle a Mr. Bloom que la semana próxima quedarán despejadas sus dudas.

Pilar González dijo...

La cultura eterna....uhm....me gusta.

Bajo las elaboradas máscaras y ropajes que utilizamos, late el cromagnon que todos llevamos dentro, los llamados bajos instintos, la hybris.

La fragilidad de nuestra impostura nos aterroriza, en esta y en otras obras "clásicas", si pensamos que puede quedarse al descubierto en cualquier momento por una broma del destino.

Las brujas, magníficas, Macbeth aterrador aferrándose demencialmente al poder conseguido a cambio de vender su alma. Definitivamente, el infierno se encuentra en nuestro interior

Máncantao por segunda vez.

En tiempos de crisis, hay que volver a los clásicos. Propongo ahora La República de Platón. Ala!!!

Cristina Félix dijo...

¡Qué bueno! buscando por ahí y allá encontré ayer una frase de mi prof. D. Crespillo recordando que antes "en los estatutos de la Universidad de Salamanca mandaban al catedrático «leer» textos de Aritóteles en el aula"!. Eso sí, entendiendo el término "leer" más o menos como la aprehensión de unas ideas al más puro estilo de la estética hegeliana.
Pero volvamos a Macbeth, que ya voy por el asesinato.

Cristina Félix dijo...

¿Qué pasa con la mala-malísima, la que con sus palabras saca a la luz "los oscuros deseos escondidos" de Macbeth?
Pablo ya ha comentado los continuos elementos antitéticos que provocan confusión y dramatismo en la obra ¿Y Macbeth y Lady Macbeth? ¿Son la acción y la palabra unidas por un mismo deseo? ¿antítesis o complementariedad?

Pilar González dijo...

Ya he visionado el Macbeth de Polansky. Fantástica!

A partir de mañana, disponible en la biblioteca.

Y pronto...Macbeth, the game

Pilar González dijo...

And also:
Macbeth, the comic

benariasg dijo...

La versión de Polanski la tengo a medias, pero está muy bien ambientada, es como uno se imagina que debió ser el siglo XI, y sigue el texto. Si se compara con el Estudio 1 te hartas de reír.
Del texto poco se puede decir para no quedarse corto. Mi pasaje preferido sigue siendo el monólogo cuando le anuncian la muerte de Lady Macbeth.

PabloJ dijo...

También a partir de mañana, disponible en Biblioteca el Macbeth de Orson Welles, de 1948 y la ópera de Verdi, dirigida por C. Abbado en 1976, desde la Scala de Milán.

¡Viva la interdisciplinariedad!

P.D.: ¡Benito, ofrécenos la película de Kurosawa!

Cristina Félix dijo...

¿En qué momento crítico de la ambición Lady Macbeth se convierte en la prolongación de los deseos de su marido al igual que él del vaticinio de las Brujas y ya dejan de ser lo que eran? Ya no son las acciones las que los atormentan sino el recuerdo de las mismas y todo aquello que oscureció para siempre un corazón tan blanco...

Pilar González dijo...

Cristina, no pude evitar acordarme de tí y de Ana al llegar a ese pasaje, y pensar: ¿Otra vez Marías? Aghhhhhh!!!!!!

Tomás Cuesta dijo...

MACBETH- SOLUCIONARIO A LA EVALUACIÓN INICIAL

1. De los siguientes textos, sólo uno pertenece a Macbeth. ¿A qué celebre y maquiavélico autor renacentista atribuyes el otro?

Hay entre Nicolás Maquiavelo y nuestro autor una interesante concomitancia. Podemos encontrar en ambos la representación del hombre que gracias a su Valor (en Maquiavelo deriva hacia la virtù) domeña a la fortuna. Este tópico se reviste además de connotaciones patriarcales al atribuir a la Fortuna características de género femenino y a la par perniciosas, en una guisa tan polemista como habitual entre los intelectuales: recordemos el sambenito que colgará siglos después Julio Cortázar a los lectores-hembras.

2. ¿Crees que la reacción de Macbeth ante el augurio de las brujas es de estupefacción, incredulidad y lealtad a su señor? (Compara los textos 2 y 3 si no entiendes la pregunta).


Compárese la reacción de Macbeth ante el augurio, limitándose a pedir más información, con la que tiene Banquo cuando Macbeth y él conversan, convertido ya el primero en barón de Cawdor:

BANQUO
Todo fue bien.
Anoche soñé con las tres Hermanas Fatídicas.
Contigo han demostrado ser veraces.
MACBETH
No pienso en ellas.
Aunque, si tú me concedes el tiempo,
cuando encuentre la hora oportuna
quisiera hablar contigo de este asunto.
BANQUO
Cuando gustes.
MACBETH
Si estás de mi parte cuando ocurra,
podrás ganar honor.
BANQUO
Con tal que no lo pierda
tratando de acrecerlo, sin exponer
mi rectitud ni deslucir mi lealtad,
te escucharé de buen grado.

Vemos que la lealtad es la fuerza motriz de Banquo, no así de Macbeth. Esta reacción se repite cuando el rey aparece asesinado. Veamos lo diferentes que son los lamentos de Lady Macbeth y de Banquo:

LADY MACBETH
¡Ay de mí! ¿En nuestra casa?
BANQUO
Donde sea es brutal.
Contradícete, Macduff, te lo ruego;
di que es falso.

Ese “donde sea es brutal” lo dice todo. Mientras que tanto Macbeth y Lady Macbeth, como el varón del texto nº2, están más preocupados por las implicaciones pragmáticas del hecho que por la gravedad moral del hecho en sí (Macbeth quiere saber más del vaticinio, Lady Macbeth se preocupa por la reputación de su hogar, el varón del texto piensa que no tiene posibilidades de ligue), Banquo y el varón del texto nº3 niegan la mayor y rechazan el hecho en sí (Banquo no atiende más que a los intereses de su señor y el varón del texto nº3 afirma su lealtad independientemente del interés que los o las demás puedan tener en él).

Los textos nº2 y nº 3, tal y como se ha demostrado en estos días (pero recordemos que la evaluación es secreta) son especulares (que no espectaculares). Así, sólo los más fieles vasallos han comprendido el sentido implícito y las diferencias morales de responder en un sentido u en otro.


3. Cuenta cuántas veces Macbeth dice “amor” a su esposa y a la inversa.
4. Explica en el siguiente texto el significado de la expresión “sesos”

Estas dos cuestiones admiten una respuesta conjunta. Ya ha comentado el Doctor Arias en otra entrada la cercanía de esta obra al psicoanálisis. Ciertamente es de destacar que la misma persona que afirma:

Yo he dado el pecho y sé
lo dulce que es amar al niño que amamantas;
cuando estaba sonriéndome, habría podido
arrancarle mi pezón de sus encías
y estrellarle los sesos si lo hubiese
jurado como tú has jurado esto.

Diga un poco más adelante esto otro:

LADY MACBETH
¡Ah! ¡A ver si se han despertado
y no lo ha hecho! Nos hunde el intento,
que no el acto. ¡Chss...! Le dejé a punto los puñales;
ha tenido que verlos. - Si no se pareciera
a mi padre dormido, to habría hecho yo. - ¿Esposo?

Esa idea de Marlowe o del que sea de que la Señora sienta tales remilgos ante la supuesta evocación de la imagen de su padre dormido y no ante el hijo de sus entrañas, es muy interesante. Ay, Electra, Electra.

benariasg dijo...

Mientras leía, tenía en la cabeza la pregunta del Activista Tomás y estaba atento a ver si aparecía entre los Macbeth la palabra "amor", y sí, al menos una vez se refiere él a ella como "querido amor", y en general, estos dos, si no hubieran sido tan malos malísimos se ve que se hubieran llevado bien y hartado de perdices como Barones de Cawdor y con el piadoso Duncan a su mesa, hoy invitamos nosotros, mañana vosotros, hoy en tu Castillo pero la próxima en el nuestro...

Otra escena que me encanta es la de Malcolm y Macduff, cuando el primero lo quiere poner a prueba y le viene a decir mira que yo no voy a ser un buen rey, y el otro que sí, y el primero que no, hasta que luego se ríen porque le ha engañado y él le dice ay que me has engañado, y se echan el brazo por encima. ¿O no se lo echan? Ya no me acuerdo.

Cristina Félix dijo...

Cuando empecé con las actividades de Tomás me dije: "Quizá esta sobrenatural instigación no sea mala, puede que sea buena; si es mala, sin embargo,
¿por qué das muestras de triunfo
teniendo por principio una verdad?
Si es buena, ¿por qué cedo ante una idea
cuya imagen horrible eriza mis cabellos
Y hace latir mi firme corazón en los costados contra lo que es costumbre en la Naturaleza? Siempre es menor el horror presente que el imaginario."

Horacio Bloom dijo...

Si me permiten, me sumaré al debate. Voy comprendiendo el juego. ¿No les parece que el hecho de que los hijos del rey recién muerto huyan precipitadamente es más bien un recurso argumental para poder convertirlos en sospechosos? No parece para nada tan claro en ese momento de la trama que Macbeth haya sido el asesino de su padre, como ellos afirman.
A no ser que conocieran a los guardas a los que se acusa y confiaran en ellos.
¿Qué opinan?
Me gustó mucho el texto de Internet. Fue sorprendente que en aquella época ya se diseñara lo que luego fue el futuro.

Elena Ponte dijo...

Hola a todos, soy Elena, y aunque os he ido siguiendo en el club de lectura no me he atrevido nunca a intervenir. Pero ahora como Macbeth es una de mis obras preferidas, os quiero proponer un pequeño esquema a ver qué os parece, si estáis o no de acuerdo. Se trataría de ver al destino como eje de la obra, y en estos términos:

1) El Destino predetermina la fortuna de Macbeth, a través de las brujas (ACTO I);
2) Macbeth cumple con su destino (ACTO II);
3) El Destino cambia la fortuna de Macbeth (ACTO III);
4) El Destino actúa mediante los actos de los hombres (ACTO IV);
5) El Destino restablece el orden natural de los hombres (ACTO V).

Me gustaría que me dijérais algo, a ver si así voy cogiendo confianza y me uno a vosotros. ¡Gracias!

Elena Ponte dijo...

Otra pregunta que se me olvidó antes: ¿véis a Macbeth más cerca de Hobbes o de Rousseau?
“El hombre es un lobo para el hombre” ( maldad, ambición genética) o “El hombre es bueno por naturaleza y es la sociedad quien lo corrompe”. Macbeth comienza siendo un hombre bueno que no aspira al poder y sólo su mujer le hace pensar sobre el ascenso social y se muestra cómo hay un cambio de personalidad en Macbeth. Muestra la debilidad de las mentes humanas y muestra cómo, efectivamente, es la sociedad la que hace ese cambio entre el bien y el mal en las personas.

benariasg dijo...

Pues en mi opinión, Horacio, los hijos de Duncan se largan porque intuyen que la manera de acabar con los guardias por parte de Macbeth es cuanto menos sospechosa, y que ellos serían los próximos si no se marchan, estando como están en terreno del arribista (más que conocer a los guardias yo diría que conocían al tal Macbeth). Naturalmente pueden parecer sospechosos en un primer momento, pero enseguida los hechos les dan la razón y justifican la búsqueda de ayuda en Inglaterra.

El tema que destaca Elena me parece también el más interesante de la Obra, esto del destino. Qué complicado, porque Shakespeare sigue fielmente el sentido del Destino en la tragedia griega: el hado se muestra sólo a medias, los dioses se manifiestan pero ambiguamente, la suerte comparece pero sólo para los que están dispuestos a colaborar con ella, así que siempre resta un as en la manga. Macbeth se queda sólo con lo que le interesa, en las dos ocasiones en que le advierten enigmáticamente acerca de su futuro, y así le va. Reconoce las contradicciones (ay, Pablo, no nos dejaron seguir por aquí...) pero le ciega la ambición (los dioses vuelven locos / ciegos a los que quieren perder, dice el tópico griego), y luego él ciega a su Señora, que vaya, parece que estaba esperándolo (de nuevo la hibris, la desmesura, el rapto irracional...) Sin embargo, Banquo acepta la predicción y no la fuerza. Sería la forma correcta de encarar estas adivinaciones, se supone, la forma apolínea.
Por último, siento largar tanto, no sé la Obra o el propio Shakespeare, que seguramente estarán por encima de los personajes; pero Macbeth, el sujeto, parece estar más en consonancia con Hobbes, porque representa el egoísmo sin límite que se halla en los apetitos. En ningún momento lo he visto yo un personaje bondadoso, en todo caso es valiente, un "soldado" capaz de abrir en canal a los enemigos y que por la fiereza mostrada en el campo de batalla logra el reconocimiento de su rey, aunque es verdad que en su nihilismo destella la angustia y por eso resulta tan interesante: "Nunca vi un día tan horrible y tan hermoso", dice, horrible por el rastro de sangre dejado en la batalla, hermoso por la victoria. Aquí sí tenían sentido las contradicciones...
Me callo ya.

A ver si Cristina nos habla del corazón tan blanco (o "palido", según Ángel Luis Pujante)...

PabloJ dijo...

Siguiendo con las antítesis, Benito,tenemos otros casos:

-p. 125: el tañido de la campana invita a Macbeth a decir: “No la escuches tú, Duncan, pues que su tañido/al cielo te reclama, o al infierno” y a continuación lady Macbeth dice sobre los guardias de Duncan: Con lo que a mi me da valor, ellos se embriagan; /
A ellos apaga lo que a mi me enciende…” y un poco después ( p.127 ) dice ella misma:
“de tal modo que Vida y Muerte luchan / por decidir si mueren o no mueren”

-En p.255: Lady Macduf dice poco antes de morir : No hice mal a nadie. Pero ahora recuerdo/ que estoy en este mundo terreno donde hacer el mal / es loable a menudo, y hacer el bien se considera/ como locura peligrosa...

En fin, este tema daría mucho juego, pero sólo constatar cómo el oxímoron, la antítesis y los juegos de palabras realzan el sinsentido, pues la tragedia entera es un caos desordenado
de cosas extrañas y actos criminales en el que todo rechina y la convierten en la obra más sangrienta de su autor (¡sea quien sea!).
Harold Bloom, crítico especializado en Shakespeare, señala que Macbeth sufre con las
maldades que realiza. ¿Estáis de acuerdo?

Guillermo M. dijo...

¡Ah, las medias verdades que disfrazan el auténtico futuro! ¡El regalar el oído con lo que se quiere oir! ¡Avivar los más egoístas instintos prometiendo una quimera! ¿No serán las tres brujas los políticos en plena campaña electoral?

Tomás Cuesta dijo...

Casi se me adelanta Guillermo, porque atendiendo a la transversalidad iba a sugerir un comentario de texto. Me lo he pensado mejor y atendiendo además a la diversidad lo voy a dejar en que adivinéis a qué líder político representa cada uno de los siguientes programas electorales; y cuál es más sincero.

PROGRAMA ELECTORAL Nº1
Aprobaremos un plan integral de apoyo a la conciliación de la vida laboral,
personal y familiar de hombres y mujeres, cuya finalidad principal sea la
eliminación de obstáculos que limiten esa conciliación. Incorporaremos incentivos
fiscales para aquellas empresas que creen guarderías en sus centros
de trabajo. Promoveremos la flexibilización de los horarios en el trabajo y en
los centros escolares, así como medidas de promoción del teletrabajo.

PROGRAMA ELECTORAL Nº2
Promoveremos un cambio cultural para la racionalización de los horarios laborales,
a través de un gran Pacto Nacional por un Mejor Uso del Tiempo. Este pacto
incluiría medidas de sensibilización de la población, políticas de incentivos a las
empresas en las medidas de conciliación y la racionalidad de los horarios laborales
y en el impulso de nuevos modelos organizativos más acordes con las
necesidades de las familias.


PROGRAMA ELECTORAL Nº3
(...)
Es cierto que es sanguinario, lascivo,
codicioso, pérfido, falsario, violento,
malicioso, con tintes de todo pecado
que tenga nombre. Pero mi lujuria
no tiene fondo, ninguno. Vuestras esposas,
hijas, madres y doncellas no podrían
llenar mi pozo, y mi pasión derribaría
cualquier barrera de pudor que se opusiera
a mi deseo. Antes que uno así,
mejor que reine Macbeth.
(...)
Además, crece en mi carácter mal compuesto
codicia tan insaciable que, si yo fuera rey,
acabaría con los nobles por tener sus tierras,
desearía las joyas de éste, la casa de aquél,
y tener más sería como una salsa
que más hambre me diera, haciéndome emprender
injustos pleitos contra fieles y leales
para hundirlos por sus bienes.
(...)
[Virtudes] Que yo no tengo. Las que convienen a un rey,
como justicia, verdad, templanza, constancia,
largueza, perseverancia, clemencia, humildad,
entrega, paciencia, valor, fortaleza,
en mí ni asoman. En cambio, soy fecundo
en variaciones sobre cada delito,
que practico de muchas maneras. Si tuviese
yo el poder, echaría la miel de la concordia
a los infiernos, turbaría la paz del mundo,
destruiría la unidad de la tierra.
MACDUFF
¡Ah, Escocia, Escocia!

Guillermo M. dijo...

En este Dramatis(mucho "dramatis") Personae lo que observo es que hay mucho tahúr que quiere jugar con las cartas marcadas. Es cierto que Macbeth se lleva la palma al dejar rienda suelta a su vesánica ambición cuando cree tener todos los triunfos en la manga. Lady Macbeth que incita a su marido a jugárselo el todo por el todo. Banquo que deja hacer (la inacción también es complicidad) esperando la futura victoria de su prole. Pero hay un personaje que me repele especialmente por la hipocresía que derrocha. Es Macduff que pasa por "patriota" que lo sacrifica todo y que, a la postre, pondrá fin a la era Macbeth. Pero ¿realmente era tan desprendido? Creo que no y lady Mcduff (que debía conocerlo mejor que sus lectores) tampoco: Acto cuarto, escena II:¡Prudente! ¿Abandonar a su mujer, abandonar a sus hijos, su casa, sus títulos, en un lugar de donde él mismo se evade?" Podría haberse llevado la familia consigo, pero ¡No! Quería contar con el comodín de dejar sus derechos en el territorio para hacer eso tan propio de los nobles de la Edad Media (y de la Edad Madurita también) de tener algún familiar en el otro bando para no condenar a la estirpe. Hizo su apuesta, pero no contó con la coherente crueldad de Macbeth en su ascendente marcha triunfal hacia el desastre ¡A qué vienen después los golpes de pecho y los aullidos! Has traicionado a lo más importante para favorecer una entelequia llamada Escocia (mera urdimbre de intereses egoistas enjaezados con supuestos valores colectivos)
Visto la pasta del personaje no extraña, aunque impacta, la certera clarividencia del hijo de Macduff a la hora de razonar sobre cómo manejarse en el putrefacto tapete de las pasiones humanas. Ya se sabe que los locos y los niños dicen la verdad, pero como los primeros están constantemente mareándonos con sus oxímoron,antítesis, caos y desórdenes varios prefiero quedarme con la pulcra y prístina lente del (precozmente) desengañado impúber...

Elena Ponte dijo...

¡Perdonad, pero a algunos de vosotros no consigo entenderos el juego! Unos por el lenguaje tan críptico y otros tan descabellado no me entero de la película. ¿Alguien me puede explicar de qué va todo esto?

Horacio Bloom dijo...

A mí me parece, Elena, que estos compañeros tienen montado un pequeño quilombo. Me da que son doctores de Lengua y lo mismo así se desahogan.

Hay algunos muy serios, pero también otros que buscan, y ellos mismos lo han dicho, epatar. Cosa que no les reprocho, tal y como va su país. ¿Les recortaron ya el sueldo

benariasg dijo...

Guillermo me ha dado ganas de desempolvar El año mil, de Focillon. A ver si lo encuentro.

Os recomiendo con Pilar echar un vistazo al Macbeth de Polanski, da una interpretacion de la Obra muy bien llevada, con unos gestos y miradas aclara toda la relación de los hijos de Duncan con Macbeth, introduce a un tal Fife o así, que hace de bisagra en algunas escenas poco claras en el texto, y en general logra que sea película y no teatro... Esta mañana dejé en la Biblio "Trono de sangre" para el que quiera completar la tríada Welles-Polanski-Kurosawa.

Pilar González dijo...

La última escena de la película de Polansky contiene además una aportación inquietante. La guinda, vamos.

Porque, está claro que si es la descendencia de Banquo la que formará una sólida dinastía, el futuro de Malcolm y Donalbain,... no sé, no sé.

Yo también destacaría de la obra el tema del destino y del libre albedrío, y agradezco infinito la falta de enfoque cristiano que tanto lastra a la mayor parte de los clásicos nacionales (servidumbre obligaba).

El Bardo trata el bien y el mal desde un enfoque mucho más antiguo, profundo y rico. Quien lo escribiera, ya fuera Shakespeare o su porquero, no cabe duda de que era un genio.

Elena Ponte dijo...

¡No duermas más! ¡Macbeth asesina el sueño! ( acto II, 2ª escena)

Este es un tema que me interesa mucho: Macbeth asesina al sueño, ¿pero comó se destruye un "estado mental" que no se corresponde con la vigilia? Acabar con el sueño, solo le da una única salida: la pesadilla, nunca la realidad. El futuro se le abre mediante dos posibilidades: matar y morir o soñar y... enloquecer. Pero como no puede volverse loco, pues ya ha anulado al sueño, Macbeth cae prisionero de su conciencia: se consume y lo sabe, y sabe que no puede hacer nada para evitar su desintegración. Todo es una carrera hacia adelante, sin freno, desbocada. Macbeth, como asesino del sueño no gana la muerte inmediata, atraviesa las pesadillas y como asesino del sueño, como un Caín renacentista, su alma recorre las almenas del castillo incluso después de su muerte.
Creo que es una mágnífica lección de su autor ( Shakespeare o quien sea )

benariasg dijo...

Prácticamente desconocido en español, el libro de John Aubrey (1626-1697) *Brief Lives* recoge la biografía "en minutos" de William Shakespeare (o quien sea), que tradujo Augusto Monterroso en su miscelánea *La Palabra Mágica*. Se puede leer en Google Books, por fortuna no le ha tocado el cuchillo:

William Shakespeare, en La Palabra Mágica

Y aquí en el original:

William Shakespeare, by John Aubrey



Se me ocurre que, dado que el Sr. Bloom empieza a ser habitual del "quilombo", tal vez quiera ofrecernos una breve presentación de sí mismo al esilo de Aubrey.

Cristina Félix dijo...

¡Qué picajoso eres, Benito! ¿Lo estás examinando? Para un atrevidillo que tenemos y me lo vas a espantar

E. Olmedo dijo...

¡Que bien me lo estoy pasando! Si llego a saber lo emocionante que era este Blog me hubiese enganchado antes.
Ahí va eso. A mi la obra no me ha entusiasmado, pero lo que si me ha gustado es comprobar como algunos os podéis convertir en brujas alrededor del caldero, yo me he reído como una bruja al leer vuestros comentarios jejejejejejeje.....y además tenemos al bueno del Sr. Bloom.

Sr. Bloom no necesito saber nada de ti, me parece misteriosa y emocionante tu presencia.
¿No pensáis igual?

Y las brujas dicen: " lo bello es feo y feo lo que es bello"
Ahí siguen observándonos y disfrutando con nuestros comentarios. Cuidadito con ellas.

Beatriz Cerón dijo...

Ser o no ser fea, ¿esa es la cuestión? Había una vez una doncella llamada Belleza y su hermana llamada Fealdad. Un día decidieron bañarse en un lago y se despojaron de sus ropajes. Cuando fueron a vestirse confundieron sus ropas y desde entonces la belleza y la fealdad andan confundidas por el mundo. Me pareció oportuno contaros este cuento.

Guillermo M. dijo...

¡Más luz!

E. Olmedo dijo...

¿Mas luz?¿Para cuando otro libro?

benariasg dijo...

Haced propuestas

AQUÍ

benariasg dijo...

He encontrado lo que significa "quilombo"... Si os gustan los podcast, podéis escuchar los programas, por ejemplo mientras hacéis ejercicio...

El gran quilombo

Anónimo dijo...

¡Echo de menos a Horacio Bloom!

PabloJ dijo...

¡Macbeth ataca de nuevo!

Me comunica Ana Martínez que en el festival de teatro de Málaga ( enero y febrero 2012 ), en el teatro Cervantes, representan MACBETH en versión del grupo de teatro UR. Se trata de una versión actualizada pero muy fidedigna al texto y con buena crítica, por lo que se PROPONE lo siguiente:

¡ASISTENCIA OBLIGATORIA PARA LOS MIEMBROS DEL GRUPO DE LECTURA! ( y acompañantes ), y posteriormente reunión al calor de una buena mesa regada con nobles elixires báquicos, para ejercer las artes dialécticas y hermenéuticas ( si no se nos traba la lengua ).

El día de la representación sería el 13(viernes)/14(sábado), con precios entre 13 y 24 euros. Para los pormenores os enlazo con la página web del teatro:
http://www.teatrocervantes.com/es/genero/teatro/ciclo/86/espectaculo/1100 (perdonad que no funcione el hipervínculo y tengáis que teclearlo )

y tambíén la página web del grupo:
www.urteatro.com . Como os digo existe buena crítica de esta obra, con tecnologías actuales, 3D, la música de Verdi, etc. y aquí os dejo varios enlaces:

1.- Breve video en Youtube: http://www.youtube.com/watch?v=ff0ePvaZ35s

2.- Palabras de la directora, Helena Pimenta, responsable también de la Compañía Nacional de Teatro Clásico: http://www.youtube.com/watch?v=SUYBSg7lJ7c&feature=related

3.- Presentación de la obra en Salamanca: http://www.youtube.com/watch?v=3GG28eAOHXg&feature=related

4.- Presentación en Madrid, y calificación de Albert Boadella como una obra "insólita y bella":
http://www.lavanguardia.com/local/madrid/20111130/54239561846/ur-teatro-presenta-en-madrid-su-macbeth-insolito-y-bello.html

- En definitiva, creo que es una buena ocasión para hermanarnos alrededor de un texto y de unos beatíficos caldos y alguna que otra delicatessen, y empezar bien el año 2012.

P.D. ¡Ah, se me olvidaba hacer una especial invitación a nuestros dos insignes miembros: Horacio Bloom y Elena Ponte, junto a algún que otro "Anónimo" que aparece de vez en cuando. ¡Buenos, chic@s, lo hablamos más detenidamente!.

Guillermo M. dijo...

Alguno creo que va a tener que venir, no lejano, sino de Jano

Anónimo dijo...

Que juguetones que se ponen señores !

benariasg dijo...

20 leuros en platea... 10 en el paraíso. No está mal de precio. Del vídeo de presentación me ha gustado el uso de la musica (¿cantaban en español o estaba soñando?), pero algún actor grita más que declama. Ah, cómo odio el teatro...

Pilar González dijo...

Me apunto desde ya a descender de la nave, y a mezclarme con los humanos, las humanas y los Blooms sean o no cucarachicidas, que una vez en la década no creo que le haga daño a nadie.

Me pido teatro, tapeo, tertulia y ya que no se puede tramolla, preferiría gallinero para poder despacharme a gusto, antes o después del homenaje a Baco.

¿Viernes o Sábado? Me da igual, para una vez que salgo..., aunque prefiero el sábado, así estaré menos "estroná".

Fdo: Teniente Ripley, "jarta" de la Gran Bretaña, de su lengua y de la madre que los parió

benariasg dijo...

Para lo del teatro, propongo un cónclave este viernes en el recreo, en la Biblioteca, para decidir si paraíso o infierno, si viernes 12+1 o sábado 14 y sobre todo para informarles sin derecho a réplica de que el tapeo-cena va a ser vegetariano/a (con queso opcional, pero yastá, y poquito). No se inquieten uds, que tengo pensado un sitio que no lo parece (es lo que se suele decir en estos casos: "Estaba buenísimo, no parecía vegetariano...").
Sobre lo de la Gran Castaña, les voy a poner una entrada a ver si discutimos otra lectura, que es lo divertido.
¿Y yo por qué les hablo de ud?